Literatura en Matanzas

La literatura matancera se caracteriza por su claridad gramatical y la musicalidad. Destacan numerosos escritores y poetas que se han desarrollado o inspirado en nuestra Matanzas, entre ellos el poeta romántico José Jacinto Milanés Fuentes, “el más cubano de todos los poetas cubanos”, fiel representante de los ideales cubanos y una de las encumbradas voces del primer romanticismo en la Isla.
Basta citar, a este respecto, a Heredia, cuya musa ardiente vagó por la cima azulada del Pan de Matanzas y exaltó en nostálgicas estrofas los tesoros del amor y la amistad que aquí tenía y Plácido, Teurbe Tolón y Otero y Boissier, acuden a la memoria cuando evocamos las sombras de tanto prócer lírico, enamorados como vivieron, de las eternas armonías sólo percibidas por los que traen a la vida el "don divino".
Bonifacio Byrne, enaltece en Matanzas la cultura cubana; Nicolás Heredia lo señaló como el más apropiado heredero de Zenea y Milanés por lo exquisito de su sensibilidad.
Carilda Oliver Labra, matancera, fue una de las más importantes poetisas cubanas contemporáneas, reconocida internacionalmente. Obtuvo el premio nacional de literatura en 1997 y fue doctora en derecho civil. Además de ejercer su profesión como abogada, trabajó también en la biblioteca pública Gener y del Monte, de Matanzas, y fue profesora de inglés, de dibujo, pintura y escultura.