¡Reserva tu viaje!

De la Historia

 

La primera vez que la historia menciona una región del Occidente cubano –Guaniguanico- fue en fecha tan lejana como 1510. En esas memorias se señalaba el carácter hospitalario y generoso de los caciques, que recibían los expedicionarios sobrevivientes de naufragios durante la Conquista de Centroamérica. Desde entonces, y aun cuando quedó extinguida la presencia de los indios en estas tierras, Pinar del Río se muestra, a los ojos del visitante, solidaria, y altruista.

Su población de (592 851) habitantes da la bienvenida a una región que siempre sorprende y que muestra sus mejores atractivos de un extremo a otro.

Los habitantes originales de Pinar del Río arribaron a sus costas hace 3500 años antes del presente; Guanahatabey y Siboneyes fueron representantes de los pre-agro alfareros cubanos. A la llegada de Cristóbal Colón el actual  Vueltabajo estaba dividido en tres cacicazgos: Guanahacabibes, Guaniguanico y Marien. Los recién llegados europeos tradujeron esta división original, en provincias indias.

Desde 1514, con la conquista del extremo occidental de Cuba por Pánfilo de Narváez, comienza el conocimiento europeo del espacio de la actual provincia de Pinar del Río. Diego Velázquez fundó en la desembocadura del río Cuyaguateje, la hacienda Guaniguanico, la cual sirvió de abastecimiento, junto a la primera Habana (sur), a las naves que dirigían su proa a la conquista de América.

El desarrollo ganadero, con la ocupación del espacio en hatos y corrales fue el protagonista económico de los siglos XVI y XVII vueltabajero. Desde finales de este último siglo, comienza la penetración de la vega e inicia la transformación de la economía natural hacia la economía mercantil. En 1600 se funda el Curato de Guane, punto de despegue del desarrollo ulterior del territorio.

En el año 1774, con la creación de las jurisdicciones en Cuba, comienzan un conjunto de divisiones territoriales y administrativas que conforman el territorio de la Vueltabajo (oeste de La Habana), surge así la jurisdicción de Filipina, en honor a su fundador el Gobernador General de la Isla Felipe de Fondesvíela, Marqués de la Torre; este territorio comprendían los espacios que se extienden desde la ribera oeste del río Los Palacios por el sur y el Pan de Guajaibón por el norte, hasta el extremo occidental del Cabo de San Antonio.

El 6 de agosto de 1863 se solicita  a los reyes de España el título de ciudad, concediéndolo   por Real Orden el 10 de septiembre de 1867.

Desde el período colonial, estas fronteras artificiales, marcan un espacio donde gracias a las excelentes tierras, el clima, la calidad de sus aguas, la constancia y el amor del veguero, junto a su familia, se han convertido en la tierra de la mejor hoja el tabaco del mundo, desde entonces, este producto caracteriza la economía de Pinar del Río.